Alfoz es un pueblo de cuento que evoca el recuerdo del Medievo. Está enclaustrado sobre el río Ouro y para conquistar el pueblo hicieron falta los caballeros del Mariscal Pardo de Cela. Pues los Castillos de Castrodouro y Frouxeira franqueaban una frontera que se extendía desde Vivero hasta Mondoñedo bordeando la costa cantábrica. Tras la caída del Mariscal  los Reyes Católicos  se convirtieron  en el último reducto de la reconquista por el poder de las tierras del Ouro. El edificio más relevante de Alfoz es el Castillo de Castrodouro. Enmarcado por el fenómeno cultural de moda al norte de Galicia, Museo das Zocas,  además es uno de los destinos  con más glamur.

El Príncipe Zoqueiro es el eslogan que triunfa en las excursiones programadas.